Caracas, ciudad de contrastes y de bellezas propias incomparables, se acerca a su aniversario 450; alberga un gran cúmulo de historias y vivencias, de muchos recuerdos gratos y algunos no tan gratos.

Todos los que hemos vivido en Caracas, tanto criollos como extranjeros, hemos cultivado un arraigo inenarrable hacia ese valle al norte de Venezuela y de América del sur, una conexión que hace que llevemos a la metrópoli en el pensamiento y en el corazón.

Cantada, celebrada, criticada, amada, odiada, temida; la sultana del Ávila posee todas las cualidades para ser inolvidable. Francisco Herrera-Luque, eminente escritor e historiador venezolano, redactó una vez, en su Historia Fabulada, acerca del vínculo inquebrantable que une a Caracas con la gente que ha estado relacionada con ella, sobre todo los que nos hallamos lejos, anhelándola como a una novia imposible.

RootSalad preguntó, a muchos venezolanos en el extranjero, qué es lo que más extrañan de Caracas. He aquí las respuestas más constantes e importantes:

1. La playa

Caracas, propiamente, no cuenta con costas o bahías. Sin embargo, al otro lado de la montaña (a unos cuarenta minutos si vas en vehículo), se encuentra el marítimo estado Vargas, que cuenta con muchas playas agradables para ir con tus amigos, con tu pareja o con tu familia.

Es innegable que, sobre todo en los últimos años, el traslado y la estadía se han tornado cada vez más difíciles por el lamentable tema de la inseguridad. Sin embargo, si se va con cautela, siempre es posible disfrutar de un buen día de olas, juegos, sol y comida deliciosa.

Playa Oceánica: "Playa Oceánica, en el hermoso Club Puerto Azul".

Playa Oceánica: “Playa Oceánica, en el hermoso Club Puerto Azul”.

2. Los restaurantes

Caracas es una ciudad rica en mezcolanzas multiculturales. Una de las mejores maneras de apreciar esto es en la gastronomía. En la ciudad convive una cantidad considerable de comunidades extranjeras: italianos, españoles, portugueses, árabes, chinos, etc.

Esto se traduce en una interesante oferta de restaurantes que hará que tu único problema sea decidirte y ponerte de acuerdo con tus amigos. Además de increíbles platos venezolanos, encontrarás buenas pizzas, increíbles pastas, originales creaciones de sushi, heladerías de ensueño, paella, shawarma, hamburguesas caseras, comida rápida, alternativas veganas… en fin, la lista podría seguir y seguir. Sumado a esto, muchos de estos lugares aún son atendidos por esos inmigrantes legendarios que amaron a Venezuela y tienen historias fantásticas para contar.

"Además de buenos platos, hay agradables ambientes". Cortesía: Tarzilandia.

“Además de buenos platos, hay agradables ambientes”. Cortesía: Tarzilandia.

3. El Ávila

Ésta fue, por lejos (muy lejos) la respuesta más mencionada por los encuestados. El Ávila, desde los tiempos precolombinos, ha estado rodeada por un aura de misticismo y magia (no en vano, la reinauguración del teleférico fue bautizada como “Ávila mágica”).

Además de ser la opción ideal para respirar aire fresco, caminar por sus cuestas y escalar, esta montaña encierra un sinfín de secretos, aventuras y lugares que, realmente, merecen ser visitados. Un ejemplo lo tenemos en las misteriosas tumbas del doctor Knoche, un célebre médico alemán del Siglo XIX que legó una serie de cuerpos momificados gracias a un método de conservación que aún se desconoce.

Otro es el hermoso Museo de Arte Ecológico, que guarda desde piedras curiosas hasta flores coloridas propias de la región.

"Galipán: Uno de los secretos mejor guardados del Ávila". Cortesía Venezuelatuya.com

“Galipán: Uno de los secretos mejor guardados del Ávila”. Cortesía Venezuelatuya.com

4. Los perros calientes

“Yo he viajado por muchos lugares del mundo y la comida es maravillosa, pero te juro que no hay perros calientes como los de Caracas”, afirmaba una añorante venezolana residente en Madrid.

En efecto, los populares “carritos” de perros calientes son célebres y abundantes a lo largo y ancho de la ciudad. Sin embargo, los más famosos son los de la insomne zona de Las Mercedes. Su especialidad radica en que la creatividad es el límite a la hora de sazonar la salchicha y el pan. Salsa de maíz, de Cheddar, de ajo, de tocineta, de barbacoa, picante (incluso, algunos “perreros” se dan el lujo de mezclar y crear ingredientes para hacer salsas nuevas que son exhibidas con orgullo).

Cebolla, repollo, papitas, ensalada, pepinillos, queso rallado blanco o amarillo; las combinaciones son casi ilimitadas. Por si esto no fuera todo, hay alternativas a la misma salchicha, tales como la carne mechada. ¡Los mejores del mundo!

Fotografía: Alexander Urbina.

Fotografía: Alexander Urbina.

5. El clima

Caracas es una ciudad de perpetua primavera. Las temperaturas, casi siempre, se mantienen entre los veinte y los treinta grados. Además, al ser montañosa, recibe siempre vientos frescos que, sumado a lo anterior, forman un clima muy agradable y amistoso.

En ciertas ocasiones, la época de sequía ocasiona que ciertas partes de la ciudad se vean invadidas por la calima (una especie de polvo muy fino mezclado con cenizas), pero, por fortuna, esto ocurre en raras ocasiones.

"Caracas: ni tan caliente ni tan fría". Cortesía Fundación Santiago de León de Caracas.

“Caracas: ni tan caliente ni tan fría”. Cortesía Fundación Santiago de León de Caracas.

Caracas también, en ciertas épocas, recibe lluvias, torrenciales y refrescantes que son ideales para ver desde casa mientras se bebe un café y se disfruta del olor a vegetación.

Caracas, en medio de las dificultades, aún es capaz de sonreír, de ofrecer aventuras y de hacerse querer. Muchos somos quienes ansiamos ver de nuevo a la que, sin lugar a dudas, es nuestra primera casa.

¿Estás de acuerdo con nuestra lista? ¿Hay algo más que extrañas de Caracas? Déjanos tu respuesta en los comentarios.