La Nucita es una de las chucherías más preciadas en Venezuela y Colombia. Se trata de una crema doble de chocolate con avellana y leche, que, gracias a su principal materia prima: cacao 100% venezolano, se ha ganado el corazón de millones de personas.

A continuación, te contamos cómo nació este delicioso postre para grandes y pequeños y algunos datos curiosos. Además, recuerda que si vives en Europa en la Markerplace de Rootsalad puedes comprar Nucita y también Toronto, Cocosette, Toddy y muchísimos productos venezolanos, colombianos y latinoaméricanos.

En el Valle del Cauca (Colombia), en la década de los años 30, el empresario Hernando Caicedo aprovechó la riqueza agrícola de su departamento para producir dulces y confites tropicales que desde sus inicios empezaron a conquistar el paladar de los colombianos y dio origen a la tan conocida marca Colombina.

Una década más tarde, Jaime Hernando Caicedo, hijo de don Hernando, tomó el mando de la dulce fábrica de su padre y con una mirada internacional logró realizar exportaciones de sus productos al mercado estadounidense y europeo, convirtiéndose así en la primera empresa de dulces sudamericana  capaz de colocar sus productos en el viejo continente.

En 1970 se lanzó al mercado su gran producto estrella: Bon Bon Bum, 5 años más tarde se creó el icónico dulce colombiano, Coffee Delight y en 1979 llegó al mercado la tan querida Nucita, que desde entonces ha cautivado el corazón de los más pequeños.

Con el fin de generar un valor agregado a su consumidor, y quizá, tomando la idea del gigante internacional del chocolate esparcible Nutella (que fue creado 6 años antes que la Nucita), la crema achocolatada de Colombina decidió comunicar que su producto contenía sabor a nueces, ingrediente que le daba un gusto bastante especial. Para tangibilizar este atributo, crearon a la famosa ardilla que hasta nuestros días ha acompañado a la marca y se ha vuelto parte de su storytelling:

Con el fin de aprovechar la nueva capacidad instalada de Colombina en el 2004, la marca decidió extenderse y lanzar al mercado más opciones tales como el helado de Nucita y unos años más tarde las galletas bajo la misma marca. En la actualidad Nucita ofrece al consumidor su tradicional esparcible nucita de varios sabores y tamaños, así como barquillos, chocolatinas, modificadores de leche, nuggets, paletas y conos.

Nucita en Venezuela

En 1960 abre sus puertas Nuciven, una pequeña empresa confitera ubicada en el junquito, Caracas, cuya principal actividad comercial era la confitería basada en chocolate líquido y crema blanca en presentaciones individuales conocidas como la línea “meriendita” .

Pero es en los inicios de la década de los 80 que el grupo SIndoni siendo una empresa reconocida en el área de alimentos, adquiere “Nucita Venezolana (Nuciven) C.A, y la transforma en una gran empresa confitera destinada a la fabricación de untables de chocolate y barquillas rellenas de chocolate y otros sabores, cuya principal materia prima, según los expertos, es el más sabroso y aromático cacao del mundo, cacao venezolano, que es cultivado con tradición y dedicación en nuestra tierra, bajo los mejores estándares de calidad mundial y de la cual se sustenta el éxito de sus marcas.

 

Al parecer Nucita es una marca que no para de crecer, y aunque se trata quizá ya de un producto ya maduro por su historia y el paso del tiempo, que ha visto crecer a tantas generaciones, se caracteriza por su personalidad tierna e infantil, lo que la lleva a ser descrita como una marca con el fenómeno de Peter Pan, es decir, a pesar de sus décadas, conserva una identidad de niña que día a día vemos materializado en  su slogan(nutritiva y sabrosita), imagen y portafolio.

Artículo publicado originalmente en Expertos en Marcas.