El venezolano Yadám Andres Guevara se consagró en la final de la competencia de canto de “La Nouvelle Star”, que se realiza en Francia, al culminar en el segundo lugar.

Yadám tiene apenas 19 años pero con su voz y carisma se ha ganado el cariño del jurado del concurso y del público francés. Ni en sus sueños habría imaginado llegar tan lejos como cantante y menos en un país tan lejano de su Venezuela natal. Pero la televisión tiene esos efectos, y la música, también. En Francia y en cualquier lado.

Yadam Andrés ganó el segundo lugar del concurso de canto La Nouvelle Star, uno de los más populares en Francia y que este año tuvo como jurado a conocidas estrellas de la canción en lengua francesa, como son Benjamin Biolay o la quebequense Coeur de Pirate. Ella justamente ha sido de las más sorprendidas con el desempeño vocal de Yadam, al punto de llorar frente a los televidentes, en varias de las apariciones del venezolano.

De su lado, Yadam Andrés afirma que siempre añoró estar en ese show del cual ha visto muchas versiones, pero la francesa le interesaba particularmente pues desde siempre quiso aprender hablar francés.

De su cuarto en Maracay al prime time en Francia

“Desde que era pequeño me gustaba ver los concursos de canto. Y ahora cuando me veo en televisión me digo que estoy haciendo lo mismo que las personas que admiré cuando era un niño”, afirmó Yadam ante los micrófonos de RFI.

Pero la historia de su participación en La Nouvelle Star comenzó en 2011 cuando decidió aprender el francés, dice. Lo hizo solo, leyendo los libros que había en su casa -su abuela trabajó en la Embajada de Venezuela en Francia en los años 80- y con las canciones de Coeur de Pirate, Stromae, Shym y otros.

En 2015, la Alianza Francesa organizó un concurso de canto cuyo premio era un viaje a Francia de una semana. Pero en ese momento no pudo participar porque era menor de edad. Así que esperó pacientemente los dos años que le faltaban para la mayoría y en 2017 se hizo con el premio cantando el tema Crier tout bas.

“La situación muy complicada en mi país me empujo a examinar, durante esa semana, las posibilidades de estudio en Francia con el objetivo de regresar más adelante”, explica Yadam.

Una familia hondureña lo hospedó, y terminó adoptándolo a largo plazo. “Ellos son fanáticos de Nouvelle Star, así que me animaron a que participara en las audiciones; y así hice. Envié mi video, junto con otros 20.000 aspirantes. Cuatro meses después estoy en la final”, dijo riendo, horas antes de disputar la final del concurso en la Cité du Cinéma en París.

Venezuela en el corazón

Yadam asegura que ha sido difícil llegar a un país desconocido y que tan rápidamente todo el mundo tenga los ojos puestos en él. Eso significó, dice, una doble presión. “Es increíble, pero a la vez, ha sido la cosa más extraordinaria que me ha pasado en mi vida”.

El joven venezolano confiesa que a veces se ha sentido solo y cansado. “Ha sido un descubrimiento del mundo de la canción demasiado acelerado. A veces teníamos que aprendernos una canción en cuatro horas… y en francés. Pasé muchas noches sin dormir”.

Pero asegura así mismo, que lo han tratado muy bien. Recibe cientos de mensajes de apoyo diariamente, y que eso le ha permitido llevar mejor el estrés. “Me dicen, te queremos porque tú quieres a nuestro país. Y eso me hace sentir muy bien. Además han entendido muy bien quién soy y la situación de la cual vengo”, agrega.

La voz de Yadam, tan enérgica y positiva, cambia de timbre cuando se refiere a su país.

“Cada vez que me preguntan por Venezuela caigo en lágrimas. Estoy muy feliz de estar aquí pero a la vez tengo muy presente que mi familia y las personas que amo están allá, expuestos a la falta de comida y a la inseguridad. Y cuando yo veo las calles francesas tranquilas, y la comida en abundancia, quisiera que ellos también pudieran vivir así”, dice con tristeza.

“Un fastidioso”

Yadam Andrés disputó la gran final de La Nouvelle Star. No ganó, pero se convirtió en un ídolo para muchos jóvenes (y adultos) que siguen el programa en Francia.

“Nada es imposible. Yo nunca me rendí. La gente me decía que yo era fastidioso, siempre con el tema de cantar. Y aquí estoy. Soy un chamo que siempre toqué todas las puertas, sin pena”, concluye Yadam.

Publicado originalmente en RFI